3+1 problemas típicos para que las empresas se vuelvan ágiles

En mi paso por las distintas empresas en las que he tenido el placer de trabajar y aprender, y en mi contacto con muchas otras empresas que me ha permitido ver como trabajan, he observado que se repiten ciertos puntos clave respecto al agilismo.

El primero sin duda, no es un problema per se, pero sus bases sí lo son.

En todas las empresas quieren ser ágiles, todas quieren aplicar Scrum, Lean, Kanban, o cualquier otra cosa que suene a agilidad. Todas siempre están empezando, pero ninguna lo está haciendo del todo, ninguna de verdad.

Esto no es un problema en si mismo, pero sí los cimientos en los que se basa. En ninguna de las empresas que he conocido querían ser ágiles para asegurar su supervivencia en un mundo cambiante, ni para ser más eficientes, ni siquiera para ganar más dinero.

En todas esas empresas, lo que he observado es que, se quiere ser ágil simplemente por moda, porque es de lo que habla todo el mundo, porque hoy en día si no eres ágil es porque estás haciendo una mala gestión.

Esto es un problema obviamente. Es importante que los procesos de cambio se asienten en unas buenas bases, pero al menos es un problema que te lleva por el buen camino. Es el menos malo de los problemas.

El resto sí que son grandes problemas que afectan de manera directa al proceso de cambio que requiere pasar de la gestión que se tenga a una gestión ágil:

Burocracia
La burocracia, esa traicionera que nadie reconoce, pero que efectivamente está en muchas muchas empresas.La burocracia mata muchos procesos, el orden excesivo, la sobredosis de normas provocan que no se pueda mover con velocidad de un punto a otro, que no se puedan probar distintas cosas e incorporar a los nuevos procesos aquellas que funcionen.
Desorden
Sí, aunque parezca que se contradice un poco con la anterior, es tan problemático el exceso de orden como su ausencia total. Para ser ágiles hay que tener orden, hay que conocer en todo momento los “recursos” de los que se dispone y sobre todo el más preciado de ellos que es el tiempo de las personas que ejecutan los trabajos. Si no se tiene cierto orden es imposible ser ágil porque nunca se podrá prever que trabajo se va a poder realizar y a que retos se va a poder enfrentar, y la gente que realiza los trabajos no va a saber nunca a que atenerse, que es lo que debería hacer en cada momento sin preguntar a su micromanager cual debe ser el siguiente paso que tienen que dar.
Miedo
Efectivamente el miedo es un gran problema. Generalmente es el miedo de los mandos intermedios. El medio que les impide enfrentarse a sus superiores para llevar a cabo los cambios. El miedo que les hace no asumir que a veces es necesario perder tiempo en tareas no directamente productivas. El miedo que les hace no asumir que optimizando es posible que se tengan que enfrentar a reducciones de presupuesto o a no cumplir con los objetivos erróneos que les hayan puesto los de arriba. Ese miedo les impide lanzarse a liderar el cambio.

Estos 3+1 problemas son los más repetidos en base a mi experiencia en las distintas empresas que he podido ver como funcionan. ¿Y en la tuya? ¿Quieren ser ágiles? ¿Desde hace cuanto? ¿Son ágiles de verdad o tienen algún problema para conseguirlo?

¿Qué hace a un emprendedor emprendedor?

Os traigo una traducción más o menos precisa del artículo “What makes entrepreneurs entrepreneurial?”, de la profesora Saras D. Sarasvathy.

El artículo original me lo descubrió y recomendó Ana Borrego durante el Yuzzday y me pareció una verbalización muy adecuada a algo que he planteado varias veces, y que he visto defender a otros emprendedores como por ejemplo Pedro Serrahima.

No puedo resumir varias páginas en un párrafo, pero muy básicamente habla del modo de razonar que usan muchos emprendedores de éxito y de que es contrario al modo de pensar de otros perfiles como el de los directivos.

Me pareció tan necesario que le he echado un ratito a traducir todas las metáforas que usa la autora, para que sea accesible a quien no se lleve bien con el inglés. Creo que es algo que puede ayudar, no sólo a emprendedores, si no a cualquiera que esté implicado en la creación de productos, que se mueva en mercados volubles, o que simplemente desayune incertidumbre en su día a día.

Espero que os parezca interesante y os resulte de utilidad.

Dos céntimos para el empresariado cántabro

Recientemente he acudido a un evento por y para empresarios y directivos de Cantabria en el que se iba a hablar sobre cómo afecta la transformación digital. Me gustó lo que se oyó, aunque algunas cosas no fuesen las que esperaba oír.

(…)

Ahora bien, hubo una cosa que se dijo que no sólo no me gustó, si no que estoy completamente en desacuerdo. Antes de montar una batalla campal decidí respirar para, con calma, ahora, poder analizar que parte de verdad tiene.

Continuar leyendo en El Faradio.

Fui jurado en e² del CISE

El CISE (Centro Internacional Santander Emprendimiento) es, permitidme la redundancia, un emprendimiento de Federico Gutiérrez-Solana antiguo rector de la Universidad de Cantabria que, junto a esta, el Gobierno de Cantabria y la Fundación Santander Universidades, retomó los programas que gestionaba la Fundación Banesto en cuanto a emprendimiento -y que iban a desaparecer al fusionarse con el Santander- y comenzó otros nuevos para completar las opciones de formación que ofrecen en este área. Creo que la historia es más o menos así, corregidme si me equivoco por favor.

Uno de estos nuevos programas, el e² (estudiante x emprendedor) celebraba el pasado viernes su sesión final y como antiguo Yuzzo me pidieron que fuese a verles y a opinar.

En este programa crean grupos heterogéneos de estudiantes (liderados por uno de ellos) que ayudados por sesiones formativas en creatividad, modelo de negocio, etc. etc. intentan dar forma a un proyecto que pueda ser más o menos viable. Además, en esta ocasión se trataba de una prueba en la que en lugar de recurrir a alumnos de la universidad, todos eran alumnos de institutos de FP.

IMG_4171

Los que me conocéis ya sabéis que yo soy muy de contarlo todo, los secretos no tienen sentido, y la mejor validación te la da la gente que no te conoce. Sin embargo, una cosa es que os cuente cada una de las ¿50? ideas que tengo en lista de espera por si algún día vuelvo al ruedo y otra que os cuente los proyectos de otros.

Así que, por respeto tanto a los chicos que presentaron como al resto del jurado, sólo os contaré que aluciné en colores con lo trabajado que estaba todo y no sólo en cuanto a presentación se refiere, sino a números de costes, distintas opciones de modelo de negocio, posibles partners… ¡increíble lo que hicieron en sólo 8 sesiones!

Es un curso/concurso y el enfrentarte a otros, que haya competencia, supongo que es parte de las lecciones, ya que desgraciadamente es lo que nos encontramos en la vida real, por lo que sólo pudieron ganar tres. La deliberación del jurado fue muy compleja ya que no había ninguno en el que coincidiéramos todos y finalmente la democracia tuvo que imponerse sin que nadie tuviese a sus tres entre los tres.

De cualquier modo, espero que en general no se preocupasen demasiado por los premios, ganar un premio no significa nada, los que hemos estado ahí antes lo sabemos. Espero que todos ellos se queden con la experiencia vivida, lo aprendido en el camino andado, y la gente que hayan conocido. Ahora saben un poquito más, y si alguno de ellos se acaba lanzando al mercado a intentar materializar lo que empezó, ese será el que verdaderamente habrá ganado -también lo pasará muy mal, con mucho sufrimiento y muchas penurias que emprender es muy duro, pero se sentirá realizado cada segundo de sus días-.

Ellos fueron: Echoil, Nel Teju, Moving Energy, Friggi, The Purcheasy, Wea(the)r, Asistencia App, Peligrómetro, AFK Pub, Raclette. Suerte.