La gran pregunta (y su corta respuesta)

Recurrentemente hay quien me pregunta si estaría interesado en trabajar a jornada completa para una única empresa. Normalmente son clientes con los que ya he trabajado, o gente que me conoce de otras épocas. La respuesta muy corta es un sí. Hay ciertas cosas que creo que sólo se pueden hacer cuando estás trabajando para una empresa y precisamente ahora, que he tenido ciertos cambios en mi vida que me permiten ir a vivir a cualquier sitio del mundo (y tengo que tomar alguna decisión en ese sentido), puede ser un buen momento para involucrarme en un proyecto.

La respuesta no tan corta sigue siendo un sí, pero si todo encaja. Al fin y al cabo como autónomo estoy bien, me gano la vida haciendo cosas que me gustan y tengo mucha libertad. Es cierto que hay ciertos proyectos que están avanzando (¡pintan muy bien!) y que no querría dejar de lado ya que tampoco me consumen apenas tiempo, pero la parte más importante de mi día a día la podría remplazar.

Como decía, hay ciertas cosas que creo que no puedes hacer fácilmente como autónomo y que se echan de menos. Ya sea gestionar equipos de decenas de personas o plantear arquitecturas de grandes soluciones, hay cosas que como freelance te vas a encontrar pocas veces (o al menos yo no me encuentro muy a menudo).

A pesar de que me guste programar y que programe en cualquier cosa, creo que soy mejor con la arquitectura y mejor aún gestionando gente y proyectos. Como freelance, las cosas que me surgen acostumbran a ser más de desarrollo puro y duro.

Tampoco es que sea un mal programador, si atendemos a los artículos de Chritopher Wenham sobre las señales de ser un buen o mal programador, estoy dentro de los buenos. ¡De algo tenía que servir estar haciéndolo desde que tengo uso de razón!

El otro día, le resumí mis puntos fuertes a una persona a la que me tocaba actualizar, os les comparto:

  • Desarrollo, y conozco multitud de tecnologías/plataformas/lenguajes. Soy de los que creen que hay que usar la mejor herramienta para una solución que se quiera crear. Aunque no soy especialista en ninguna, por lo que cualquier desarrollador que lleve un par de años trabajando con X debería saber más que yo de X.
  • Se me da mejor la arquitectura que el desarrollo.
  • Se me da mejor gestionar que la arquitectura.
  • Como he tenido siempre un pie en el lado técnico y otro en el de negocio, hablo el idioma de todos. Soy un gran intercomunicador.
  • He participado en el proceso de selección de unas 100 personas. De 30 he liderado yo el proceso de selección y tenido la última palabra. Una tasa de acierto (gente que ha cumplido las expectativas y ha permanecido más de un año en la empresa) de más de un 95%.
  • He formado parte del consejo de dirección de una empresa de Ingram Micro (una multinacional) que tenía que pasar de 12 empleados a 100 en un año.
  • La gente a mi cargo siempre ha progresado muchísimo a nivel profesional, incluso gente que antes de entrar a mi cargo querían despedir.
  • He montado y gestionado empresas.
  • Los grupos a mi cargo directo han sido de hasta 10 personas, aunque indirectamente he influido en el modo de gestionar, formar, y mantener felices de decenas.
  • Se me da bien optimizar procesos y solucionar problemas (técnicos y conflictos interpersonales).

Como todo no pueden ser puntos fuertes, creo que mi mayor handicap ahora mismo es que llevo años sin trabajar hablando inglés. Antes tenía reuniones diarias con rusos, indios y americanos. Incluso me ha tocado decirle lo que había que hacer al director de IT de una empresa muy grande en USA, lo cual requiere algo de soltura y cintura. Sin embargo, tras 4 años sin usarlo apenas, creo que si tuviese que currar en inglés ahora no rendiría al 100% desde el principio.

Teniendo todo en cuenta, por hablar no perdemos nada y las cosas hay que verlas en su conjunto, pero para mi pesa más el lado de gestión que el de desarrollo y/o los proyectos grandes. Me “encanta” cuando hay problemas que nadie sabe resolver, son todo un reto. También daría puntos un proyecto en un país angloparlante (no me gusta verme mal en ese aspecto y quiero ponerle remedio cuanto antes). Los retos siempre me han motivado, pero también me gusta vivir (correr por la playa, escalar alguna montaña o ir a un concierto) por lo que obviamente busco equilibrio, así que como decía: sí, pero todo tiene que encajar.

Autor: Javi López G.

Arquitecto/desarrollador, creativo, buscador de nuevas soluciones y modelos de negocio, crítico constructivo y ex muchas cosas

Thank you very much for sharing your opinion with the world

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.