La falacia de la protección de datos

Hablando de protección de datos hay muchas cosas que no funcionan y que podríamos tratar: desde la manipulación para que aceptes cookies, a la delegación de la agencia de protección de datos en las entidades para cumplir o no tras la aparición de la GDPR. Sin embargo, hoy vamos a ver un caso muy concreto y real de como se manejan datos que deberían tener la protección más alta según la “antigua” LOPD. Hoy hablaremos de como se gestionan los datos sanitarios por entidades de nuestro país.

Cuando trabajas en multinacionales, es típico que parte de tu salario sea un seguro médico privado. En mi caso tenía un seguro médico de Sanitas, que decidí mantener cuando dejé de trabajar para aquellas ya que viajo de un lado para otro y es complicado que te atiendan en centros públicos cuando no estás en casa.

Tras un tiempo y ver que no me daban el servicio que en mi opinión cabría esperar, decidí darme de baja. Me pareció importante tener una copia de todas las pruebas e informes de consultas que hubiese tenido con ellos, por si en el futuro la pudiese necesitar, así que haciendo uso del derecho de acceso (pág. 19) me dispuse a consultar a Sanitas y aquí es donde comienza la odisea.

Para empezar, Sanitas no es una única empresa, son varias con lo cual no es trivial saber a quien tienes que preguntar. Para esto yo tiré del contrato, pues el seguro estaba firmado sólo con una empresa (Sanitas S.A. de Seguros).

Les solicité todo lo que indica la guía del ciudadano y estos me remitieron toda esa información, pero mi sorpresa llegó cuando en los datos no encuentro ni un sólo dato médico. Me informan de que ellos sólo se encargan de cobrar y me pasan un listado con las facturaciones indicándome que tengo que remitirme a esas empresas (que en la mayoría de los casos llevan la palabra “Sanitas” en su nombre legal o comercial).

Preocupante que no estuviese ninguno de los informes a los que tenía acceso a traves de su web, pero decidí no pelearme ya que habría que ver de quién es la web y cómo está todo programado para ver quien toca los datos en cada momento y en especial cuando no están cifrados. Iba a ser una pelea muy ardua.

Aunque en ese listado sé que falta alguna (no he ido en ese periodo tanto al médico como para no saber a dónde he ido, presupongo que es debido a que con alguna entidad tienen convenios tales que no precisan facturarse), decido ponerme en contacto con estas haciendo uso del mismo derecho de acceso con el mismo tipo de comunicación:

  • IGUALATORIO MÉDICOQUIRÚRGICO COLEGIAL, S.A. DE SEGUROS
  • IDCQ Hospitales y Sanidad, S.L.U.
  • SANITAS, S.A. DE HOSPITALES
  • SANITAS NUEVOS NEGOCIOS SL
  • DENTAL SANTA MARÍA DE LA CABEZA, S.L.
  • INSTITUTO ANTIASMÁTICO CENTRO ALERGOLÓGICO, SL

Aquí cada uno ha hecho lo que le ha dado la gana. No voy a entrar en qué ha hecho quién, o qué cosas están mal RGPD en mano, pero os plantearé algunas anécdotas para que veais que todo es un chiste de muy mal gusto y que nuestros derechos, aunque muy bonitos en el papel, en la práctica no sirven siempre.

  1. Sólo uno me informa de la finalidad, destinatarios, derechos, etc. El resto sólo me proporcionan la historia (si llega).
  2. Hubo uno que me remitió una nota manuscrita diciendo que no tenía ningún dato mío. Mal, sea mentira o sea verdad.
  3. Dos me mandaron los datos en un cd, que poniéndonos pejigueros podríamos considerar que en 2018 ya no es un medio común y de uso general.
  4. Dos me hicieron personarme para obtener mis datos.
  5. Uno se lió y en lugar de una copia me dió el original, y como son tan cutres que reutilizan material, tengo en mi poder datos de una paciente que pasó consulta hace unos años.
  6. De uno conozco sus sistemas (porque parte los programé yo), y no me proporcionaron todos los datos de los que disponían.

Podría haber quien diga que me ponga en contacto con la agencia de protección de datos para denunciarlo, pero la experiencia (la mía, que otros tendrán otra) me dice que es un movimiento que no sirve de nada. Además que tengo casi todo lo que quería y mucho más de lo que pensaba que obtendría cuando empecé (hace meses).

En resumen. El papel dice que tenemos unos derechos sobre nuestros datos, pero aquí tenemos un claro ejemplo de que no es del todo cierto, una falacia. Las empresas, que aquí son el fuerte mientras los consumidores somos los débiles, hacen lo que quieren esperando que nadie se quiera engarrar y si llega alguno preguntando ni se molestan en intentar hacer las cosas medio bien.

Si eres una empresa, mi consejo: no te desentiendas de la gestión de datos y la privacidad, puede parecer trivial, pero en realidad es vital.

Si eres un cliente, mi consejo: haz uso de tus derechos y solicita siempre una copia de tus datos importantes, les tendrás a buen recaudo y cuantos más lo hagamos más fácil será que se pongan las pilas y estandaricen el procedimiento.

Autor: Javi López

Arquitecto/desarrollador, creativo, buscador de nuevas soluciones y modelos de negocio, crítico constructivo y ex muchas cosas

Thank you very much for sharing your opinion with the world

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.